Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

COMO EVITAR QUE TE ROBEN EL COCHE

En España se robaron 55.350 vehículos en 2012, es decir, alrededor de 150 vehículos al día, de los cuales más de la mitad corresponden a turismos. Los más codiciados por los ladrones son los Volkswagen Golf, Seat León, Toyota Land Cruiser, BMW X5, X6 y Serie 3, Audi A3 y Q7 y los Mercedes ML y Clase C, vehículos populares con fácil reventa en el mercado de segunda mano o grandes todoterrenos.
Los últimos datos indican un cambio de tendencia en la tipología del coche robado. Están descendiendo los robos de vehículos de gama alta en España, fundamentalmente por la reducción de matriculaciones, pero están aumentando los robos de vehículos generalistas, con una venta más sencilla en mercados ilegales.  También se observa un claro aumento de sustracciones de motos con el objetivo de venderlas por piezas o introducirlas en el mercado negro.

España sigue estando entre los tres países europeos en los que más robos se producen, encabezando la lista Italia y Reino Unido. Aún así la cifra se ha reducido en los últimos años. Según datos del Ministerio de Interior, en 2012 se robaron un total de 55.350 vehículos, frente a los 60.061 de 2011 y los 65.771 de 2010.

Según un reciente estudio de Línea Directa, entre los motivos de esta sensible reducción de robos hasta 2012 los encontramos en la mejora de la seguridad de los coches, en una mayor eficacia policial, en el descenso de los robos por parte de delincuentes comunes y en una ralentización del mercado negro.

¿Dónde se roban más coches?

Los todoterrenos de lujo son coches codiciados por los ladronesLos meses de verano siguen siendo los preferidos por los ‘cacos’ para robar coches. En vacaciones aumenta el número de robos bien porque en julio y agosto utilizamos más el coche o porque se deja el vehículo en el domicilio para realizar un viaje estival. Según datos del Detector, las comunidades donde más robos se producen son Madrid, Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana. Por ciudades Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia, Málaga y Sevilla se llevan la peor parte.

¿Para qué se roban coches?

La seguridad de los vehículos ha mejorado en los últimos años. Uno de los tipos de robos más frecuentes es el de vehículos de gama alta que se venden en el mercado negro de segunda mano, fundamentalmente en países del Este de Europa y de África. Algunas de las marcas más robadas son Mercedes-Benz, Audi o BMW y estos coches no suelen aparecer. Por lo general este tipo de robos son cometidos por mafias organizadas que utilizan talleres tapadera o naves industriales para desguazar o alterar el número de bastidor. Estos grupos están formados por auténticos especialistas en manipular elementos electrónicos, maquillar los coches, retroquelar números de bastidores e incluso en sustraer coches de una determinada marca.
Según datos de Aid-Car, especializada en recuperar coches robados, el 10% de los vehículos sustraídos en España se recuperan en otros países de la Unión Europea y otros países no comunitarios. “Estamos detectando hace años que los vehículos los desmontan por piezas y los mandan a los países del este de Europa y Marruecos”, nos comenta Luis Díez, Director de Aid-Car-Brújula.

El VW es uno de los coches más robados en España. Otro motivo frecuente del robo es para cometer otros delitos o por diversión. En este caso los modelos más atractivos son los de gama media o baja ya que no suponen mucha dificultad al ladrón a la hora de cometer el delito. Fiat, Ford, Opel y Peugeot suelen ser las más perjudicadas por lo robos y por lo general estos vehículos se recuperan con notables daños. En un 37,4 por ciento de los casos se roban coches de entre tres y seis años de antigüedad, seguidos de vehículos de más de once años (25,5%) y de entre siete y diez años (19,3%), según Línea Directa.

Pero no sólo se roban coches para el mercado negro o para cometer otros delitos, también son comunes los robos de objetos del interior del vehículo. Si hace tres décadas se robaban radiocasettes, ahora son navegadores GPS, dispositivos de manos libres o sofisticados dispositivos de música, sin olvidarnos de prendas de vestir, bolsos, carteras u ordenadores portátiles. Este tipo de ladrones fuerzan las cerraduras, rompen las lunas o aprovechan los descuidos de los propietarios que se dejan las ventanillas o puertas abiertas.

En los últimos meses también se ha puesto de moda robar el catalizador del coche que está aparcado, una pieza muy valiosa por contener metales caros (platino, paladio y rodio) y difíciles de encontrar. Este tipo de robo siempre ha existido pero ahora se ha multiplicado. El catalizador  se puede vender por 300 o 400 euros en el mercado negro y en su mayoría se exporta a países de Europa del Este para fundirlo y obtener joyas o complementos textiles.

El 85% de las sustracciones se producen en la vía pública, el resto de robos se cometen en garajes, en gasolineras (utilizando muchas veces la fuerza) o por medio de diversos timos en la calle (el falso policía, la simulación de una avería o accidente…).

Sistemas antirrobo

En el mercado podemos encontrar variados sistemas antirrobo. Si un ladrón se encapricha con tu coche casi seguro que, si es profesional, logrará robarlo, aún así no está de más utilizar alguno de los dispositivos disuasorios que se ofertan en el mercado. Encontramos desde los más baratos, como pegar una pegatina de aviso de alarma en los cristales o colocar un diodo led intermitente en el salpicadero simulando una alarma, hasta los más sofisticados como los inmovilizadores electrónicos o GPS. También es recomendable grabar un código en los cristales del coche, lo que dificultará la reventa al ladrón.

Estos son los sistemas antirrobo más frecuentes:

– Antirrobos mecánicos: Los podemos encontrar en cualquier tienda de accesorios. Los hay de varios tipos como los sistemas que unen los pedales con el volante, los que bloquean el giro del volante mediante una barra que hace tope con el salpicadero o el asiento, sistemas que unen y bloquean la palanca de cambios con el freno de mano o sistemas que bloquean cualquier movimiento de los pedales. Son sistemas bastantes visibles por lo que pueden echar para atrás a un ladrón inexperto. El cable de acero que une pedal y volante (la conocida ‘pitón’) es el sistema menos efectivo porque es fácil serrarlo o sacarlo del pedal con un poco de habilidad. En general estos sistemas mecánicos son fáciles de desbloquear aunque son útiles como medida de disuasión. El ladrón escogerá siempre el coche más fácil de robar.

– Alarmas antirrobo: Son dispositivos que dificultan el robo lanzando una señal acústica de gran volumen junto con señales visuales alertando del intento de robo. Las alarmas se ponen en funcionamiento cuando detectan la entrada no autorizada por las puertas, compartimento del motor y el maletero o por sensores ultrasónicos o detectores de corriente en el interior del vehículo o ante intentos de mover el coche con una grúa. La mayoría de los coches que se comercializan incluyen de serie o en opción la alarma volumétrica o sistema antirrobo. Por ejemplo, en un Seat Ibiza puedes equiparla por 237 euros.

– Inmovilizadores electrónicos: Con este sistema es obligatoria la intervención del conductor para poner en marcha el vehículo. Los encontramos integrados en la llave, en el mando a distancia, con el inconveniente que al funcionar con una señal infrarrojos o por radio pueden ser detectadas por individuos que posean el equipo adecuado, o en el teclado programable. Éste es el mejor sistema en caso de robo con intimidación pero con el defecto que, si no se cambia con frecuencia el código, los botones más usados pueden delatarlo. Casi todos los vehículos actuales equipan inmovilizadores electrónicos de serie.

– Kits de video-vigilancia: Nos permiten ver el estado de nuestro coche en todo momento a través de un monitor o un televisor. Estos kits pueden manejarse a través de Internet y son muy prácticos para detectar vandalismo y posibles robos. Los hay por menos de 100 euros.

Contratar un seguro de robo es una buena opción a tener en cuenta.

Si aún utilizando alguno de estos sistemas antirrobo no evitamos que nuestro coche nos lo quite algún amigo de los ajeno, podemos optar por equiparlo con alguno de los dispositivos de localización de vehículos que se venden en el mercado:

– GPS antirrobo de coches: Estos sistemas localizan la posición del coche en todo momento excepto si entra en un garaje o túnel, donde la señal GPS puede no funcionar.  Gracias al GPS el sistema avisa al propietario cuando el coche se mueve o se sale de un área delimitada, también permite cortar la corriente eléctrica del coche o activar señales acústicas o visuales. Se puede utilizar conjuntamente con sistemas de posicionamiento vía GSM o con alertas SMS.
La empresa Localizza, dedicada a la localización de vehículos, ofrece el producto Carsecure, diseñado para el conductor particular o para la gestión de pequeñas flotas. Este sistema permite visualizar y seguir minuto a minuto el coche y en caso de robo está coordinado con la policía. El equipo y la instalación de Carsecure cuestan 328 euros más una cuota mensual de 11 euros durante el primer año y 99 euros anuales a partir de segundo año.

– Sistema LoJack: Es un sistema de rastreo y localización electrónico creado en EEUU que utiliza tecnología de radiofrecuencia por medio de la instalación de una unidad de localización de pequeño tamaño que se esconde dentro del vehículo. Sin duda, es el sistema más efectivo para encontrar un coche robado y lo utilizan empresas como Detector. Su sistema de seguridad no evita el robo pero es capaz de recuperar un 96% de los coches sustraídos en un tiempo medio inferior a cuatro horas, incluso si está en garaje, subterráneos, túneles, contenedores metálicos…, lo que no ocurre con los sistemas GPS. Una de sus mayores ventajas es que, gracias a un acuerdo con el Ministerio del Interior, son las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado los que recuperan el vehículo tras el aviso de Detector. Esta empresa ofrece diversas modalidades desde un precio básico de 199 euros que cuesta el dispositivo y la instalación más una cuota de 15 euros/mensuales.

– Localizadores de vehículos: Y si tu coche ha sido robado y no iba equipado con ningún sistema de localización puedes recurrir a empresas localizadores de vehículos robados como Aid-Car-Brújula. Esta empresa anuncia el coche robado en varios periódicos e intenta recuperarlo a través de una red de localizadores profesionales, colaboradores fijos en la empresa, carteros, mensajeros, taxistas, comerciales… que operan a nivel nacional e internacional. Estos localizadores llevan terminales electrónicos conectados con la base de datos de coches robados de Aid-Car y comprueban al instante la matrícula, marca, modelo, color y resto de características del vehículo robado, incluso el número de bastidor, por si le han cambiado la matrícula. Cuando localizan el vehículo avisan a los agentes de la autoridad competente. Su precio es de 96,16 euros más una gratificación de 60 euros que se entrega al localizador que ha colaborado en la recuperación. Una vez recuperado tu coche te regalan un GPS para que puedas tener tu coche localizado en todo momento.

En el mercado existen multitud de opciones para evitar un robo o, en su defecto, para recuperar nuestro coche. Cuando más sofisticado y eficaz, más caro será.

Consejos para evitar el robo de tu coche:

Es importante dejar el coche aparcado en zonas iluminadas y de pasoLos conductores de un vehículo también tenemos mucho que hacer para evitar que nuestro coche sea víctima de un robo. Ante todo hay que actuar con precaución y prescindir de conductas que inciten al robo.

 Aquí tienes algunos consejos:

– Si tienes que aparcar en la vía pública, busca una zona bien iluminada y por la que transite bastante gente de manera continuada. En grandes ciudades es preferible optar por aparcamientos vigilados, sobre todo en época de vacaciones, que es cuando más robos se producen.

– Muy importante es no dejar objetos de valor dentro del coche y si no hay más remedio quitarlos de la vista de los transeúntes. Evita que te vean guardar cosas en el maletero y asegúrate que el parabrisas no tiene restos de haber utilizado un sistema de navegación.

– Hay que evitar dejar la documentación del coche dentro del vehículo ya que es necesaria para denunciar su desaparición. Haz una copia.

– Circula siempre con las puertas cerradas para evitar que te abran el coche, por ejemplo, en un semáforo.

– Las llaves siempre deben ir con el conductor y hay que dejar el coche cerrado, incluso cuando se trata de una parada pequeña.

– Cuando dejes el coche aparcado comprueba que todas las puertas, ventanas y maletero están bien cerrados, sobre todo si han viajado pasajeros.

– No guardes unas llaves de repuesto dentro del coche, y si duerme en garaje no dejes el mando dentro.

– Si no vas a coger el coche durante un largo período de tiempo es recomendable deshabilitar el vehículo, por ejemplo, desconectando la batería, tampoco dejes los documentos. También puedes utilizar un sistema de bloqueo de una de las ruedas, poco práctico de instalar y quitar para utilizarlo diariamente pero interesante para proteger un coche inmovilizado, por ejemplo, durante unas vacaciones.

– También es aconsejable grabar algún elemento del coche, como lunas o tapacubos, con algún dato identificativo, como el número de bastidor o el número de matrícula. Los ladrones no se arriesgarán a tener en posesión este tipo de vehículos durante mucho tiempo y dificultará su venta.

– Utilizar tornillos antirrobo para las llantas de aleación ayuda en gran medida a disuadir al ladrón.

– Y si la rueda de repuesto está en el exterior, fijada en el portón trasero de 4×4, es recomendable poner un candado o un tornillo antirrobo.

– En caso de disponer de portabicicletas o portaequipajes especiales, desmóntalos si no los vas a usar.

¿Puedo evitar que roben mi coche?

 

Deja una respuesta