Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

CRÓNICA 12 HORAS

Tal y como anunciábamos, el sábado 18 se celebró la 2ª Edición de la ruta 12 horas. Esta es una ruta de navegación que se desarrolla durante toda la noche. En estas dos ediciones, el comienzo ha sido en La Coruña y el final, en dos lugares diferentes de Galicia. Este año 2017 tocó en Vilalba.

Sobre las 19 horas comenzaban a reunirse los participantes en el aparcamiento de Makro de A Coruña. Después de algunas explicaciones sobre la ruta y el rutómetro, empezaba la cena a las 20:30 en el restaurante Next Door. Y después del correspondiente postre y café (chupito no porque en la cena no se sirve alcohol), todos a los coches para iniciar la ruta puntualmente a las 22 horas.

 En un principio todo iba bien, pero pronto fueron apareciendo algunas dificultades, tanto para los participantes de la ruta como para la organización, la mayoría de ellas provocadas por la oscuridad de la noche. Miguel le dio un golpe al retrovisor de su Lada y luego doblaron la plancha de protección, Lolecho también le dio un golpe al retrovisor del Terrano y por mi parte, justo antes de llegar al primer avituallamiento, tuve un problema con un manguito del bote de expansión y tuve que parar. En el mismo momento, Quique perdió una de las pastillas de freno de una de las ruedas delanteras.

Un rato después, gracias a la buena disposición de Sergio y Maximiliano, y la voluntariedad de Peñalver, resolvieron el problema de mi coche que, no sólo llegó a Vilalba, sino que también regresó a La Coruña.

EN EL BRIEFING DE INICIO

EN EL BRIEFING DE INICIO

Más adelante, Peña tuvo bastantes problemas en el primer barrizal y también pudo resolverlos con la ayuda de Sergio y Maximiliano, el cual fue premiado por la organización por ese motivo con un pequeño regalo a la hora del desayuno, puesto que ya se sabe: en el monte entramos todos y salimos todos.

 Finalmente, todos fueron problemas menores que fueron solventados y no impidieron a ninguno llegar al final de la ruta, salvo el problema de embrague de Francisco que sí le hizo abandonar. No fue el único abandono, pero el otro fue sólo por cansancio, ya que no hay que olvidar que se trata de una ruta que dura toda la noche y parte de la mañana. Esa es una de sus grandes dificultades, la resistencia, ya que por el resto no supone nada complicado. Salvo algunas especiales que tenían su paso alternativo, el resto de la ruta es perfectamente transitable hasta por un todo camino 4×4. Sobre todo, teniendo en cuenta la climatología que sufrimos últimamente.

 Desde el principio, algunos se lo tomaron muy en serio y para que nos les ocurriera lo del año pasado, estaban dispuestos a llegar al final dentro del horario, como fuera. Así, se formó una especie de grupito que a lo largo de toda la noche fue sacando cada vez más ventaja al resto de participantes. Bueno, en el medio estaba Fidel con su Umm que, como en la fábula del conejo y la tortuga, iba poco a poco, a velocidad constante y sin perderse, y por poco no completó el recorrido en el tiempo marcado.

 El primero logró completar el recorrido de 169 Km., que tenía la edición de este año, en unas 10 horas aproximadamente. Los siguientes, en 10 horas y media. Es posible que Fidel lo hubiera completado en unas 12 horas y media y del resto, quizás mejor no calcular.

 Sin embargo, todo esto no dejan de ser datos anecdóticos, ya que el objetivo de la ruta no es otro que el simple disfrute de la conducción nocturna, el compañerismo, conocer a otros aficionados,  la resistencia y el gusto de ver amanecer en el campo.

 En cualquier caso, todos estábamos listos para disfrutar de un abundante y estupendo desayuno en el hotel Attica 21 de Vilalba.

 Desde la organización, enviamos nuestro agradecimiento a las empresas colaboradoras, especialmente a Pegatinas 4×4. También a todos los participantes que esperamos hayan disfrutado de esta 2ª edición de la ruta que el año que viene tendrá su 3ª edición, como siempre, en Noviembre.

Deja una respuesta