Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

CRONICA DE UN PARTIDO

  Por fin, después de mucho tiempo, hoy domingo 3 de Septiembre le he ganado a mi suegro un parido de ping-pong. Pero no ha sido sin esfuerzo: según nuestra puntuación (al mejor de 3 sets, al mejor de 3 juegos y a 21 puntos) hemos tenido que jugar 5 sets muy reñidos con un total de 14 juegos.

PELOTA

PELOTA

  Me gustaría que fuera, aunque no lo parezca, la crónica de la superación y del esfuerzo, ya que han sido muchos meses en los que sólo se obtenía una derrota tras otra y nunca sabemos detrás de qué puerta está el éxito. Como nos dice Og Mandino en el pergamino número tres de “El Mejor Vendedor del Mundo”: “Persistiré hasta alcanzar el éxito… puede sobrecogerme el fracaso al dar mi milésimo paso, y sin embargo quizá el éxito se oculte detrás del siguiente recodo del camino. Jamás sabré cuán cerca estoy del éxito a menos que doble la curva. Siempre daré un paso más. Si ese no es suficiente daré otro y aún otro. En realidad, un paso por vez no es muy difícil.” Y aún así, ¡fue una hora y media de partido!. Yo creo que le he ganado de cansancio o de aburrimiento.  

  Quiero desde aquí aprovechar la ocasión para darle ánimos a todos aquellos que se encuentren desganados, sin ánimo, sin fuerzas para seguir (que por lo que parece hay más de los que pensaba), tanto por cuestiones personales como laborales y económicas. Creo que puedo hablar con conocimiento de causa cuando digo que hay veces en la vida en las que crees que la cosa no se puede torcer más. Yo pensaba que sólamente me había ocurrido a mi cuando hablando con más de uno me soltaba esa frase que creía de mi uso exclusivo: “Es que parece que todo me tiene que pasar a mi. No hay una cosa que salga como tiene que salir”. Una situación que te puede llevar a perder las ganas de dar ningún paso más. Sin embargo, el día siguiente llega… Y pasa, y otro nuevo día amanece. 

 Persistencia amigos. “De aquí en adelante consideraré el esfuerzo de cada día como un golpe de la hoja del hacha contra el poderoso roble. El primer golpe quizá no cause temblor en el árbol, ni el segundo ni el tercero. Cada golpe en sí mismo quizá sea insignificante y al parecer sin consecuencia. Y sin embargo como resultado de golpes endebles, el roble finalmente se tumbará.” 

 Superación personal;  que creo que es lo deportivamente correcto. La alegría del éxito no se debe encontrar en haber superado a otros contrincantes o en haber conseguido la derrota del contrario. En cierta manera esto depende de los demás y uno tiene que ser dueño de su propia vida. La alegría y satisfacción del éxito debe estar en la superación personal. En eso, dependemos sólo de nosotros mismos.

Deja una respuesta