Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

DE LO NUESTRO (Pallozas)

La evolución de los castros son las pallozas, las cuales fueron utilizadas como viviendas permanentes hasta mediados del siglo XX. Hoy en día, reciben diversos usos: cuadra o pajar, segunda vivienda sólo para personas, establecimiento hostelero o para actividades turísticas como museo.

Las viviendas más primitivas son de planta circular construidas con materiales de la zona y cubiertas con un techo cónico de materia vegetal. Restos de ellas se encuentran en cualquier continente siendo usadas hoy en día por algunas tribus de Africa y otras partes del mundo.

En España, los castros abundan, sobre todo, en Galicia, Asturias y León, pero el hecho de que no existan restos en otras zonas se debe a que estaban construidas con materiales de la zona: mientras en el norte se utilizaba la piedra y son fáciles de descubrir en otras partes se usaba el barro, con lo que los restos han desaparecido.

La gran diferencia de las pallozas con los castros es que las primeras tenían un uso doble de cuadra y vivienda por lo que alcanzan un mayor tamaño y tienen una división interior para separar los dos usos. Las pallozas tienen dos plataformas a diferente nivel en el que el superior se sitúa la vivienda y en el inferior se aprovecha la inclinación natural del terreno para que evacuen los orines del ganado.

Pallozas en Piornedo

El diámetro de la palloza viene dado por la longitud de los postes que sujetan la cubierta, la cual está formada por un entramado de varas a las que se sujetan las haces de paja de centeno o de brezo. Así mismo, este tejado tenía una inclinación determinada para que el agua se deslizase sin atravesar la masa vegetal y la nieve no se acumulara en exceso. Cuando se necesitaba una ampliación de la palloza esta evolucionaba hacia una forma ovalada debido a las técnicas de construcción.

En cualquier caso, la forma circular tenía su razón de ser ya que es la manera de rodear el máximo de espacio con el mínimo de longitud. Esta forma geométrica no sólo ha sido empleada para la construcción de viviendas, sino que también se utilizó para cercados de fincas y para proteger las colmenas de los osos.

Las techumbres de las pallozas han evolucionado hacia la teja árabe o incluso la pizarra, dejando de utilizarse la paja, la cual tiene un coste de mantenimiento muy laborioso. Algunas excepciones pueden observarse en los Ancares Lucenses en pallozas de uso turístico o museístico.

Todas ellas podremos observarlas por fuera y por dentro en nuestra ruta de los 2.000.

Deja una respuesta