Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

LA CAZA…. EN CORUÑA

Hace unos días he firmado una petición de Change.org a favor de la prohibición de la caza en el ayuntamiento de A Coruña y la he compartido en Facebook, lo cual ha provocado diversos comentarios de todo tipo. Antes de nada, he de aclarar que, al hacerlo desde el móvil, no me percaté de que la firma iba representada por el logotipo en contra de la caza, pero también hay que decir que la acompañé de un texto en el que aclaraba que no estoy en contra de la caza en sí. Por otra parte, tampoco estoy de acuerdo con algunas de las cuestiones que plantea la firma, pero sí con la idea principal.

La Coruña es un municipio muy pequeño (tan sólo 37,83 km² de extensión) y densamente poblado. Y aún así dispone de 9 Km. cuadrados de cotos. En mi opinión, y creo que puedo tenerla, aquí no hay espacio suficientemente adecuado para la caza. Algunos ayuntamientos limítrofes, que son más grandes y menos poblados, sí disponen de muchísimo más sitio para ello.

Como en cualquier otra actividad, sobre la caza se pueden decir cosas malas: es el colectivo responsable del mayor número de abandonos de perros en nuestro país. Ante el argumento del control de poblaciones de los cazadores, se pone en duda que exista superpoblación de animales  si hemos reducido sus territorios, construido carreteras, dañado sus hábitats y contaminado sus aguas. En todo caso si hay una población insostenible de alguna especie suele ser porque los cazadores han exterminado sus especies depredadoras, como el caso de los conejos y los zorros. Los 300 millones de cartuchos que se disparan cada temporada dejan en el campo 5.000 toneladas de plomo. Junto a este plomo, quedan esparcidos en campos, montes y riberas, cantidades de latas, bolsas de plástico y papel de aluminio dejando en entredicho el manido argumento ecologista de los cazadores. El plomo, metal pesado altamente contaminante, provoca un grave impacto medioambiental y provoca la muerte a decenas de miles de aves acuáticas. (Fuente animanaturalis.org).

 Pero también se pueden decir cosas buenas: la caza es una actividad tradicional que supone una gran fuente de ingresos para el mundo rural. Su buena práctica enseña a amar la naturaleza y a conocer algunos secretos de la misma, a distinguir árboles, matorrales, plantas, siembras, machos, hembras, y en general casi toda la fauna y flora que podemos admirar en España. La caza reúne a un colectivo muy grande de diferentes extractos sociales, que suponen un importante desarrollo económico para tiendas, fabricantes, casas rurales, hoteles, restaurantes, etc.: armas, vestimenta, accesorios, remolques, viajes, etc., lo cual se traduce en una ingente cantidad de puestos de trabajo. (Fuente elcotodecaza.com).

Ahora, algunos pueden verter sus opiniones sin haber leído este artículo o no haberlo hecho completamente, o salirse del tiesto hablando de otras cuestiones que nada tienen que ver con el tema. Entiendo que las redes, además de temas publicitarios, en ocasiones son utilizadas para soltar lo primero que a uno se le pasa por la mente, tenga que ver con el asunto tratado o no. Porque la base de la firma, quiero recordarlo, es para que no haya caza en el ayuntamiento de A Coruña. Nada más. No tiene que ver con la actividad de los 4×4, ni con que se hagan las cosas mal o bien, ni con ninguna otra cosa.

Ya sé que la caza, si se realiza cumpliendo las normas y los protocolos de seguridad, no resulta una actividad peligrosa. Lo que ocurre, igual que en el uso de vehículos todo terreno, es que no siempre se cumplen las normas. Y entonces, pueden aparecer los accidentes. Ahora bien, no perdamos la perspectiva:

  • media anual de fallecidos en accidentes de caza en España: 24 (Fuente: club-caza.com, Federcaza y el portal agentesforestales.net). No cabe duda de que se trata de un deporte de alto riesgo.
  • media anual de fallecidos en accidentes de todo terreno turístico en el desarrollo de esta actividad: 0 (Fuente: Dirección General de Tráfico).

Y estas cifras no tienen que ver con el número de personas que llevan a cabo cada una de estas actividades porque  ya sé que hay muchos cazadores (más de 330.000, según el Anuario de Estadísticas Deportivas, elaborado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), pero también es verdad que hay muchos aficionados al 4×4.

Pero, en cualquier caso, vigilancia y sanción a los que no cumplen la normativa vigente.

 Desde luego, en el monte cabemos todos y creo que todos los que realizamos alguna actividad en él deberíamos estar más unidos de lo que estamos y prestarnos colaboración. De hecho, algunos de los servicios que ofrece Noemborques están encaminados a algún tipo de actividad deportiva, entre ellas, la caza.

  A raíz de este asunto muchos amigos y conocidos cazadores reflejaron sus opiniones y me parece muy bien. Quizás tenga la suerte de que alguno de ellos me llegue a invitar a acompañarlo en un día de caza y así pueda ver de primera mano en qué consiste esta actividad.

 Sin embargo, mientras alguien no me dé algún tipo de argumento de peso, creo que la caza no tiene cabida en el ayuntamiento de Coruña  debido a su tamaño.

 

Deja una respuesta