Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

MARRUECOS 5

Por Enrique Martínez

El amanecer más bonito del mundo… o eso nos decían todos antes de venir. Tenéis que ver salir el sol entre las dunas!!

Y vaya si lo vimos!!!!! Y decir el más bonito igual es pecar de atrevido, pero sí podemos decir que es de los más bonitos que jamás haya visto!!!!! Ver a Lorenzo alzarse entre el desierto, es como ver la creación desde la mismísima nada. Y es una experiencia que merece la pena vivir!!!!! Sobre todo cuando el día anterior no pudimos verlo marchar… así que puntuales como un clavo estábamos a las 7 de la mañana encima de nuestra duna gigante viendo este fenómeno de la naturaleza, que sucede cada día y del que nosotros participamos en el día de hoy.

AMANECER DESIERTO

AMANECER DESIERTO

Y tras este espectáculo, el desayuno. En la haima, todo preparado.. café, leche, zumos, fruta, “omelets”. Podría decirse que nos sentiríamos como auténticos nómadas del desierto desayunando allí en la “nada” pero hay que ser realistas y estábamos como auténticos sultanes!!!!

Al terminar el desayuno, Hamid nos indicó cómo volver. Aquí comenzaba nuestra carrera por el desierto para ser los primeros en llegar al albergue y ducharnos. Y así fue, nos dieron a escoger coche o dromedario y qué creéis que escogimos???? Pues el Defender de la organización que nos dio todo un tour por las dunas y… mira por donde, disfrutamos del viaje en 4×4 sin tener que forzar los nuestros!!!!! Y a sacarse las arenas!!!!

Tras la ducha reparadora y exfoliante, cogimos nuestros vehículos, salimos del desierto Erg Chebbi y paramos en Erfoud a hinchar ruedas, recolocar cosas de los maleteros y tomar un café en la terraza de la cafetería Yasmina. Al terminar nuestro momento relax en Erfoud, nos esperaba la carretera. Tenemos el destino fijado en Meknes, donde haremos noche pero antes pararemos en Midelt e Ifrane, la llamada Suiza marroquí. Teníamos la posibilidad de hacer un tramo de pista y 4×4 desde Errachidia a Midelt pero como nuestros viajes son siempre flexibles y nos adaptamos al grupo, preferimos subir por la carretera y comer con calma en Midelt.

A la tarde, llegando a Ifrane, nos dividimos ya que Jose y Victoria estaban muy cansados y prefirieron ir directos al hotel mientras que los demás fuimos a tomar un café en el centro de esta villa tan diferente. Y es que nada más llegar, todo es distinto. Calles limpias, aceras cuidadas, jardines y un enorme cierre custodiado por militares a cada 20 metros escoltando la residencia del rey Mohamed VI de Marruecos. Tras ella, parques y fuentes con edificios que ya no tienen nada que ver con todo lo anterior… nos sentimos como si entrásemos en una burbuja apartada del resto de sus vecinos y eso nos genera también una pequeña confusión de emociones. Parada obligada el tomar café en una terraza y volver a la realidad en donde un majo gendarme nos esperaba apuntándonos con el radar, como si una pistola se tratase!!! Y es que al salir de Ifrane, enfilamos una bajada muy pronunciada y sin fijarnos en el límite de 60, dejé que el coche “cayese” y zas!!! Pillados a 82 km/h y eso que clavé el freno en la señal de 40! Alguna vez tenía que ser, nuestro primer alto policial en tierras marroquíes pero que por suerte, solventamos con carita de buenos turistas despistados y que ciertamente el reducir a 40 ayudó mucho!!!! Después de este encuentro anecdótico, tiramos ya para Meknes al hotel Akouas en donde nos esperaba Jose ya con mejor cara después de otra ducha, cenamos todos juntos y planificamos el programa del día siguiente en el que nos espera una jornada al más puro estilo turístico.

Hasta mañana!!!!

Deja una respuesta