Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

MARRUECOS 6

Por Enrique Martínez

Amanece en Meknes nublado pero con temperatura agradable y eso ayuda a pasear y mezclarnos con la gente en busca de la medina de la cuidad, donde poder conocer el espíritu de los habitantes de ésta , más moderna que todos los anteriores sitios que hemos visitado hasta ahora. Aquí volvemos al espíritu más turístico de este viaje, el que combinamos con ese todo terreno de estos tres días pasados y el que desde Noemborques siempre apostamos, siempre decimos.. “el coche no es el fin, es un medio”. Y tras la visita al centro de Meknes, cogemos de nuevo nuestro “medio” de transporte con la mirada puesta en Chefchaouen, el pueblo azul. Antes, paramos en Volubilis, antigua ciudad Romana incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad desde 1997 por la UNESCO.

Este, es posiblemente el yacimiento romano mejor conservado del norte de África, fue fundado por los cartagineses en el siglo III a.C. y pasa a manos romanas a partir de, aproximadamente, el año 40 d.C, tras anexionarse Roma con el Reino de Mauritania y así, está ciudad pasa a formar parte de la provincia de Mauritania Tingitana con estatus de municipio y gobernada por Duoviri. La economía de esta ciudad se basaba principalmente en la producción y comercio de aceite, trigo , y animales salvajes destinados a los circos. Con el paso de las décadas esta ciudad se fue deshabitando, hasta que en el año 631 los árabes toman la zona, recupera su antiguo nombre  “Oulili”, pero con la fundación de Fez Voulubilis pierde su importancia. Finalmente El terremoto de 1755 fue el golpe de gracia para la ciudad, que se encontraba prácticamente despoblada.

Chefchouen

Chefchouen

Tras esta visita arqueológica fijamos rumbo a Chefchouen (el pueblo azul),donde comemos un delicioso tajin, para no variar; y tras ésta, comenzamos a recorrer estas bellísimas calles, llenas de color.

Acabamos la jornada de hoy llegando a nuestro hotel en Tánger, a la espera del día de mañana , en el que terminaremos este viaje visitando la ciudad africana más próxima a Europa.

Mañana más, qué pena que esto se acaba!

 

Deja una respuesta