Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

CRÓNICA RUTA FIN DE AÑO

Era la última del año, como todos los años. Después de la inscripciones, entrega de material y del número para el sorteo y casi puntualmente, salimos de Casa Solme en la Castellana de la N VI. Pronto dejamos el asfalto para recorrer un camino muy bonito que discurría entre los cañones del río Mandeo y el canal menor.

 Después de dejar este camino, nos adentramos en varias pistas y en una de ellas encontramos la primera dificultad del día: la ciclogénesis explosiva había partido un roble que nos cortaba completamente el paso. Ràpidamente montamos una línea de trabajo, como las que vemos en el curso especial de gatos y cabrestantes del Centro Técnico de Entrenamiento y Formación Noemborques. De esta forma, pudimos retirar el árbol y todas sus ramas.

FIN DE AÑO 2017

FIN DE AÑO 2017

 Continuamos camino sin mayor dificultad hasta pasar Aranga. Antes de llegar a Coirós una cuesta con barro ralentizó mucho la marcha. Casi todos fueron capaces de hacer la subida, eso sí, quitando presión de aire en las ruedas.

 Más adelante nos encontramos con el vadeo del río Mendo, el cual no planteaba ninguna dificultad, salvo por la salida en la que había un pequeño escalón. Aquí, el Suzuki de Isaac se quedó sin tracción y hubo algunas dificultades para sacarlo del atolladero. Nada que entre todos no se pueda resolver porque ya sabemos: en el monte entramos todos y salimos todos.

 Con todo esto, se nos había echado el tiempo encima y hubo que enlazar hasta el restaurante O Sombreiro, en Orro (Culleredo). Después de la comida, celebramos el sorteo, cuyo premio consistía en una cesta de El Corte Inglés que, entre otras cosas, contenía dos botellas de vino rioja, una de vino blanco, una de cava, una lata de paté de hígado de pato, una de ventresca de bonito y dos piezas de chorizo y salchichón campero ibérico. La suerte hizo que el agraciado con este premio fuera Pablo, que justamente había estado de cumpleaños el día anterior.

Por la tarde, muchos de los participantes quisieron continuar ruta. Al poco de salir del restaurante, ya encontramos la primera subida trialera con cierta dificultad. Pero fue superada por todos los pilotos uno a uno sin ninguna incidencia. Más adelante, el grupo se dividió en dos y tuvimos que reagruparnos en la estación de Bregua. En este punto, algunos se marcharon y los demás continuamos hasta el final.

 Ya de noche cerrada y después de Uxes, encontramos la última dificultad: otro árbol en el medio del camino. Sierra y, sobre todo el hacha del abuelo, sirvieron para solucionar el problema y continuar el camino.

 Muy cerca el océano Atlántico terminamos esta edición 2017 de la ruta de fin de año Noemborques.

 Gracias a todos los participantes por haber acudido a nuestra convocatoria, especialmente a los que han venido desde más lejos.

 Desde Noemborques os deseamos unas Felices Fiestas y pronto os trasladaremos muchas y buenas novedades que tenemos preparadas para el 2018.

Deja una respuesta