Close

¿Todavía no eres miembro? Regístrate ahora.

lock and key

Conéctate a tu cuenta de usuario.

Account Login

¿Olvidaste tu contraseña?

Y LLEGÓ LA NIEVE, PERO CÓMO LLEGÓ

 Muchos estaban deseando que en un año de climatología tan extraña, comenzara a caer  nieve de una vez. Normalmente para acudir a las estaciones de esquí. También están los que quieren realizar alguna excursión con la familia a algún punto nevado para poder jugar con el blanco elemento un poco o, en el caso de los aficionados al 4×4, ir con sus coches a divertirse un rato.

 Pero resultó que la nevada llegó, según se quejan algunos, de forma inesperada y en un momento en el que muchos regresaban de las vacaciones y para nada les interesaba vivir ningún tipo de experiencia extrema.

 Mucho se está hablando estos días de la situación vivida la tarde- noche del 6 de Diciembre cerca de Madrid: que si no había información suficiente, que si la autopista debía estar cerrada, que si no acudió ningún tipo de ayuda, etc. Incluso, como no, los partidos políticos ya están aprovechando la ocasión (como hizo en su momento el partido que ahora gobierna) para poner a parir al ministro de turno, al gobierno e, incluso, al presidente del mismo. Los políticos están siempre con lo mismo aprovechando la mínima.

 Verdaderamente, sobre lo dicho, hemos escuchado diversas opiniones y versiones. Unos dicen que ni en la radio ni en la página de la DGT había información sobre la que se avecinaba y otros, sin embargo, comentan todo lo contrario, que en la página de la DGT y en los paneles informativos ya se avisaba de la nevada y el mal estado de las carreteras. No tengo información sobre este punto y no puedo comentar nada.

 Otros dicen que las autoridades competentes tendrían que haber puesto los medios suficientes para solucionar la situación cuanto antes y dar asistencia a las personas afectadas. Por lo que dicen algunos profesionales del salvamento, en España existe una mala coordinación entre diversos cuerpos dedicados a esta labor, así como la descoordinación existente entre las distintas administraciones. Esto no es la primera vez que lo escuchamos. En este sentido ya se expresaron los bomberos forestales en los últimos incendios sufridos tanto en Andalucía como en el noroeste de la península. Y seguramente algo habrá. En cualquier caso, creo que nadie critica a la Guardia Civil ni a la UME., que hicieron todo el esfuerzo posible para solventar la situación.

Fotografía facilitada por un conductor retenido en la A-6, a la altura del Km 75, en sentido Madrid (EFE

Fotografía facilitada por un conductor retenido en la A-6, a la altura del Km 75, en sentido Madrid (EFE).

Así mismo, los medios de comunicación se han hecho eco de  la solidaridad de la gente, de unos afectados con otros y de los pueblos cercanos que atendieron y alojaron a muchas personas. También fueron muchos los aficionados al 4×4  que acudieron en ayuda de mucha gente, que de esto no he visto nada en los medios. Vaya, como siempre. Que sólo nos sacan para cosas malas.

 Por otro lado, también se comenta que la responsabilidad es de la concesionaria por no prestar el debido servicio. Al igual que los usuarios, también esta compañía tendría la información meteorológica en su poder para poder actuar en consecuencia. Sus responsables se defienden diciendo que actuaron según el protocolo acordado con el gobierno y la DGT, y que por la tarde dejó de cobrarse el peaje. Aún así, algunos afectados han declarado que tuvieron que abonar el correspondiente peaje. Bueno, a mi entender, la concesionaria Iberpistas algo de culpa tiene que tener, ya que todas estas empresas tienen la fea costumbre de seguir cobrando el peaje aunque no se preste el servicio completo. Por ejemplo, cuando sufrimos alguna obra durante largo período de tiempo. Quizá tendrían que haber cerrado la autopista antes, viendo que no se podía circular. Quizá tendrían que haber tenido disponibles más, o simplemente algún quitanieves (otra cosa que no hayan podido pasar). Quizá…No, mejor dicho, seguro que resulta muy extraño que sea por la autopista de peaje por la que no se pueda circular y que sea precisamente por la nacional por donde haya que desviar el tráfico.

 Y finalmente, también se habla de la falta de prudencia y preparación de los conductores, que de esto seguro que hubo mucho. Porque de consultar el parte antes de un viaje, nada. Y porque últimamente, hay muchos conductores que lo que es llevar el coche, más o menos, pero del resto más bien poco. Es decir, no se sabe interpretar la información del cuadro del vehículo, no se sabe poner las cadenas (ya no digamos nada de cambiar una rueda) y no se sabe reaccionar ante situaciones que se salgan de lo estrictamente normal en la carretera. Pero cuando hablamos de charlas o cursos de reciclaje, nada de nada. Porque como ya lo sabemos todo… Y al vernos en una mala situación, pues lo más cómodo, le echamos la culpa a los demás. Aunque hayamos sido nosotros mismos los  que la hayamos provocado quedando atravesados en medio de la carretera, cayéndonos al arcén o dejando el carril izquierdo totalmente colapsado impidiendo que pasen las máquinas. En este sentido, reproduzco aquí una carta de un guardia civil que se ha hecho viral en las redes sociales y me parece muy adecuada.

“Estoy leyendo la infinidad de comentarios, todos ellos negativos e incluso insultantes hacia la actuación de la Guardia Civil en general, y de la Agrupación de Tráfico en especial en el temporal que está azotando la península estos días.
Bien, como hay tantísimo ingeniero versado y preparado en cómo tenemos que desarrollar nuestro trabajo, voy a intentar explicarles cuatro cositas brevemente.

Primero. Este y otros temporales, llevan anunciados varios días, pero aún así, el 80% de los conductores hace caso omiso de toda recomendación, no llevan cadenas (no solo hay que llevarlas, también hay que saber ponerlas). Si tenemos suerte y las llevan, señores, las cadenas se ponen en cuanto aparece la nieve, no cuando ya nos hemos salido de la carretera, o ya nos hemos quedado atascados.

Segundo. No tienen ni la más remota idea de cómo actuar en estas situaciones, y menos conducir con nieve, pero nuestra inutilidad, intentaremos camuflarla echando la culpa a otros.

Como somos tan listos, y o no llevamos las cadenas o no las hemos puesto a tiempo, nos quedamos atascados cortando el paso a otros usuarios e impidiendo que las máquinas quitanieves puedan realizar su trabajo, colapsando aún más las carreteras.

Cuando ya hemos contribuido con nuestra torpeza a bloquear la carretera, es cuando llamamos al 112, y pretendemos que haya una pareja de la Guardia Civil cada 50 metros para atendernos a nosotros, pero claro, como tampoco pueden llegar por el colapso, entonces nos metemos en nuestra red social y les ponemos a caer de un burro, y ya empezamos a divagar sobre los radares, sobre las denuncias, etc.

Señores “iluminados”. Miren su ombligo primero, y cuéntenos en su red social, como ha sido su actuación en la carretera con el temporal, y así nos da opción de ponerle a parir también.

¡Ahhhh!, y mañana intentaré ir a sus trabajos y explicarles detalladamente cómo tienen que desarrollar su labor, incluso aunque sean cirujanos cardiovasculares, porque como en este país todos sabemos de todo……………..

Un fortísimo abrazo y mucho ánimo a todos los compañeros que se están batiendo el cobre en estos momentos.”

Deja una respuesta