25 DIC
Actualidad

CRÓNICA RUTA FIN DE AÑO

A las 9:30 nos dábamos cita en Carballo para comenzar con las inscripciones. La climatología no se presentaba mal del todo y sobre las  10:15 comenazábamos el paseo con un poco de lío para salir de la ciudad por los semáforos y el tráfico. Una vez en el campo, todo era más fácil y divertido. Pistas y caminos rodeados de bosques de pinos, robles y algún eucalipto nos conducían a nuestra primera parada. Después de una pequeña subida algo estrecha de maleza llegábamos a un mirador para hacer el primer descanso.
La ruta continuaba con un estupendo ambiente festivo, como corresponde a esta Ruta Fin de Año Noemborques. Pronto llegábamos al mirador de Santa Leocadia y, después de las típicas fotos, continuábamos hasta el momento de la elección: bajada trialera o charcos enormes de agua. Cada uno tomó la decisión que mejor se adaptara a sus preferencias, pero antes había que sortear un obstáculo: un gran charco con barro que nos dio más trabajo del esperado. A más de uno hubo que sacarlo del agua, aunque es posible que el nivel hubiera bajado si tenemos en cuenta la cantidad que se fue dentro de algunos coches. Más adelante resultó que algunos participantes se habían equivocado en la elección y se fueron por la bajada trialera cuando en realidad lo que querían era escoger la otra opción. Esto y el pinchazo de mi rueda hizo que nos retrasásemos llegando con muchas ganas a comer, más tarde de lo previsto.
Pero como todo llega, allí estábamos todos sentados en el restaurante Vagonetas, antigua estación de ferrocarril de Uxes. Después de comer se llevó a cabo el tradicional sorteo de un exquisito regalo. En esta ocasión se trataba de una selección gourmet de conservas de la marca Escurís dentro de una caja de madera perfectamente decorada. Un pequeño adelanto de nuestra ruta por el Barbanza. La familia Núñez fue la agraciada en esta ocasión. 
Por la tarde, algunos continuamos ruta y enseguida se convirtió en una nocturna. Una pequeña trialera nos adelantaba lo que nos encontraríamos más tarde. Después de un camino estrecho, llegamos al que sería el último obstáculo del día: una trialera de subida que a alguno le costó un poco más de la cuenta. Uno de ellos fue el Duster de Jose, que tuvo que ser remolcado en el último tramo. Nada decepcionante, teniendo en cuenta que se trata de un todocamino. Una vez arriba, ya sólo nos quedaba una suave bajada llegando a un punto cercano a la carretera en donde, teniendo en cuenta la hora, dimos por finalizada la ruta.  Finalmente, un día estupendo de paseo 4x4 y muy divertido, con un magnífico ambiente de colaboración y buen rollo entre todos los participantes.
Desde Noemborques queremos agradecer al restaurante Vagonetas y su personal la paciencia y la atención recibida. Y, por supuesto, a todos los participantes haber acudido a esta última ruta del año de Noemborques. 
Os recordamos que podéis disfrutar de grandes ventajas y estaréis mejor informados si os hacéis la tarjeta digital Noemborques a través de la sección "únete". También os esperamos en las próximas citas, que serán debidamente anunciadas en nuestra página y en las redes sociales. Hasta entonces, os deseamos Felices Fiestas.