01 ABR
Actualidad

CRÓNICA ECO RUTA

Muchos de los participantes llegaron antes de la hora a Teixiero (ayuntamiento de Curtis en Coruña). Así que tomaron un café en la Plaza de España antes de llenar los depósitos de sus vehículos y acudir a las inscripciones. Se ve que había ganas de empezar.
A las 9:30 nos dimos cita en el Centro Etnográfico de Teixeiro. Allí estaba dispuesta una autocaravana de la empresa Límite para hacer las inscripciones de la Eco Ruta 2019. El desayuno estaba dispuesto en el centro Etnógráfico. Agradecemos la gran colaboración prestada por el ayuntamiento de Curtis.
Con las fuerzas de un buen desayuno, después del breafing y la foto de grupo, los coches iban arrancando rumbo a los primeros caminos del paseo. Después de algún paso estrecho cerrado de maleza, venía una poza que, a pesar del tiempo seco, conservaba algo de agua. Pronto se llegaba a Curtis y, una vez atravesado el pueblo, se volvían a coger pistas de tierra. Aquí comenzaba la recogida de residuos. Practicamente todos los participantes se tomaron muy en serio esta labor, lo cual se tradujo es excelentes resultados al final de la jornada. Tanto es así, que hubo que improvisar una descarga en el punto limpio del ayuntamiento de Frades antes de la comida. Cuando llegamos allí y comenzamos con los pesajes, ya pudimos darnos cuenta de que en esta IV edición de la Eco Ruta batiríamos records de recogida de basura. En cuanto a su tipología, además de muchos botes de plástico, latas y bolsas, pudimos sorprendernos con diversos envases con líquidos tóxicos, un montón de persianas y la consabida nevera.
Sobre las 14:30 llegamos al área recreativa "Os Pasos", en la parroquia de Aiazo, en el ayuntamiento de Frades. Se trata de un lugar boscoso situado al lado del río Tambre, que dispone de mesas, bancos, barbacoas, zona infantil, un local con baños y un pequeño campo de futbol, además de una zona para poder entrar cómodamente en el río y darse un baño. Una de esas mesas estaba dispuesta y preparada para todo el grupo. Después de reponer fuerzas con la comida, a la que nos acompañó al alcalde de Frades, llegó uno de los momentos más importanes de la ruta: el homenaje al Cuerpo de Agentes Medioambientales. Para ello contábamos con la presencia de Alejandro y Luís Amor, de la Asociación Profesional de Agentes Forestales y Medioambientales de Galicia. Allí pude decir unas palabras de agradecimiento y fue el señor alcalde de Frades, Roberto Rey, quien hizo entrega a los agentes de un cuadro titulado Foresta, hecho en exclusiva para la ocasión por el artista coruñés Narváez. Con gran amabilidad, Roberto Rey dedicó unas palabras a todos los asistentes y Alejandro, por su parte, nos dirigió unas palabras muy reconfortantes a todos los usuarios del campo. Esta era una de las novedades de esta edición de la Eco Ruta. La otra novedad es que se trataba de un evento cardio protegido gracias al Grupo Salvavidas y Proyecto Salvavidas.
Terminado este acto de reconocimiento, se hizo entrega de los rutómetros de la tarde y el paseo pudo continuar. Si por la mañana, la cantidad de residuos era grande, por la tarde se superaron todas las espectativas. Practicamente, todos los particpantes hicieron un gran esfuerzo retirando una gran cantidad de basura del medio natural, algunos de ellos incluso haciendo paradas cada pocos metros para retirar cualquier tipo de residuo, por muy pequeño que fuera. Este fue el caso de nuestros amigos de Asturias, los Benítez y familia. Muchas gracias por el esfuerzo realizado. A lo largo del día, unas veces por cuestión logística de espacio en los coches, o por afinidad, pero también por afán competitivo se formaron algunos equipos que trabajaron juntos. En este caso, también hay que agradecer mucho el esfuerzo realizado calladamente por algunos participantes que por esos motivos, no figuraron en el recuento final de los pesos, sin olvidarnos, desde luego, de los que, aunque lógicamente consiguieron cantidades menores, trabajaron por su cuenta individualmente. 
Una vez hechos los pesajes, los participantes fueron a llenar los depósitos en el área de servicio de Shell de Cerceda, llevándose todos un obsequio por cuenta de la gasolinera. 
De vuelta al restaurante O Panadeiro, cenamos y se procedió a la entrega de premios. En el recuento final, EN LA IV EDICIÓN DE LA ECO RUTA SE RECOGIÓ CASI UNA TONELADA DE RESIDUOS, concretamente 902,20 Kg. Por decirlo de alguna manera, ya que no era la modalidad prevista, fue el equipo de Pablo Bugía el que se llevó el primer regalo: un fin de semana en autocaravana, cortesía de la empresa Límite, de la que ya hemos hablado en otra noticia anterior. Aunque no llegaron a la misma cantidad, es justo reconocer, y así lo hice en su momento, la labor del equipo Mitsubishi de Jorge González, que recolectaron más de 235 Kg. de basura siendo un número menor de personas.,
Después de esto, pasamos a los regalos por poco consumo de combustible. En motores diésel de hasta 2.000 cc. el ganador fue José Ramón con un Suzuki Vitara y un total de 8,13 l. consumidos. En la misma categoría, pero en gasolina, el vencedor fue Juan Arias con el Mitsubishi Io y un total de 10,91 l. En cuanto a los diésel de más de 2.000 cc. el regalo fue para Eduardo Paz y su Land Rover Discovery, seguido muy de cerca por el Discovery de Manuel. Hay que reconocer es difícil competir contra este modelo.
Todos ellos se llevaron un estupendo estuche con una cámara digital 4K, con carcasa sumergible y todo tipo de accesorios. Por cortesía de nuestro patrocinador Pataletas, centro de fisioterapia, los miembros de la organización también se llevaron su premio en modo de sesiones de fisioterapia. Todo un regalazo, porque la fisioterapia es salud.
Antes de dar por concluida la IV edición de la Eco Ruta, sólo restaba agradecer el patrocinio de otras empresas como concesionario Caeiro, Labrax soluciones, Plaam, estudio de diseño R, así como todas aquellas que prestaron su colaboración: taller GT40, Sogama, autoescuela San Martín y la Asociaión de Usuarios de Todo Terreno.
Desde Noemborques estamos satisfechos con el resultado con la edición 2019 de la Eco Ruta y queremos agradecer la asistencia de todos los participantes y el gran esfuerzo realizado. Creemos que, aunque sea en parte, los objetivos de la Eco Ruta se han cumplido: en cuanto a la basura recogida, desde luego, ya que  en ningún momento pudimos imaginar rozar la tonelada de residuos. También la promoción turística entre los participantes es un objetivo conseguido, ya que estoy seguro que han sabido apreciar la riqueza de los paisajes recorridos y que volverán a estas zonas, gracias a los folletos facilitados a todos por parte de los departamentos turísticos de cada ayuntamiento. Invitamos a todos los lectores a que hagan lo mismo. 
A través de la difusión de este tipo de iniciativas conseguiremos el tercer y cuarto objetivos. Mostrarle a la opinión pública que los usuarios de todo terreno significan un revulsivo turístico con todo lo que ello implica, en zonas con limitadas posibilidades económicas y, sobre todo, en fechas que no son en absoluto temporada alta. Y, además, realizando una conducción sostenible. El último de los objetivos es concienciar a todos los usuarios del campo de que a toda costa debemos mantener limpío y sano el meido ambiente. Sobre todo a los más jóvenes. Por eso, procuramos darle a la Eco Ruta un fuerte carácter familiar y que los más pequeños puedan observar de primera mano lo perjudicial que es en todos los sentidos, que haya basura en el campo y cómo entre todos, podemos evitarlo.
Por eso, desde la Asociación Odysseus y desde Noemborques, coorganizadores de este evento, queremos darles las gracias de antemano, a todos los medios de comunicación que nos dedicarán un hueco para publicar este artículo.