12 ENE

¿Y AHORA QUÉ?

Lo hemos visto en muchas redes sociales, pero esta vez, también lo hemos visto en muchos medios de comunicación, no sólo uno. Por fin.
Los aficionados y propietarios de vehículos 4x4 se han volcado en la ayuda altruista hacia todo tipo de personas con dificultades, desatascando vehículos atrapados en la nieve, llevando enfermos y personal a los hospitales, transportando víveres y medicinas, despejando calles y colaborando con los cuerpos de seguridad del estado y servicios de emergencia. Se ha llevado a cabo a través de grupos de mensajería instantánea, entre los que el más destacado ha sido SOS 4x4, pero ha habido otros muchos. Y todo de forma voluntaria y espontánea en varios lugares de España, que la nevada no sólo ha caído en Madrid, aunque no lo parezca.
Es posible que también haya habido algún conflicto, aunque no nos hayamos enterado todavía. Y tambien parece ser que alguno ha cobrado sus servicios actuando como voluntario (cosa distinta son los servicios profesionales, que también los ha habido. Y no es cosa de que, aprovechando la coyuntura, uno piense que todo es gratis). Pero seguro que todos esos problemas han sido menores. Según mi teoría, en un grupo de personas siempre hay un porcentaje de idiotas que suele mantenerse constante. Simplemente, que a mayor número de personas, mayor número de idiotas. Lo importante es que el porcentaje se mantenga en valores bajos. Y eso ocurre en todo tipo de colectivos, no sólo en el mundo del 4x4. Aquí el porcentaje suele ser bastante bajo y supondría una cantidad despreciable y que, en absoluto, representa a los aficionados al 4x4. En ningún caso. Tampoco cuando imcumplen normas en la circulación fuera de asfalto el resto del año. Por eso, no se puede coger el todo por una parte. Ni tampoco se debe, por parte de las administraciones, regular a base de prohibiciones, sino que deben hacerlo con normas adecuadas. Luego veremos si esas normas son buenas o malas, pero lo que es seguro es que serán mejores y más justas que la prohibición.
En este caso, el mundo del 4x4 en su conjunto, ha dado una lección de compromiso, solidaridad y civismo. Y es importante que se tome nota de ello por parte de la administración del estado y por parte de las administraciones autonómicas que han optado por la vía fácil de legislar a base de prohibición con respecto a la circulación de vehículos a motor fuera de asfalto, Madrid entre otras.
Porque todos esos aficionados que se han portado de esa manera ante una circunstancia extraordinaria, también son así el resto del año cuando circulan por las pistas y caminos de España y disfrutan de la naturaleza y de nuestros montes.
Efectivamente, son solidarios, cívicos, eduacados y amantes del medio natural. 
Quizás Filomena también haya contribuido a que muchas personas vean al mundo del 4x4 con otros ojos. Algunas de las cuales, lo han criticado sin saber muy bien de qué estaban hablando. Es una pena que haya tenido que venir la tormenta del siglo para que eso pase.  
Es posible que otro dia hablemos de cómo se colapsan algunas carreteras o ciertas zonas en diferentes lugares de España con gente que va a circular en situaciones de climatología severamente adversa o simplente va a divertirse a la nieve sin llevar ni en el vehículo y muchas veces ni en su atuendo personal, ni la más mínima equipación imprescindible.
Desde Greloland, sólo nos queda felicitar a todos los voluntarios del 4x4 que se han volcado en la ayuda a los demás. Guardemos esto en nuestras memorias. Por una vez, han hablado bien de nosotros.
Y, por supuesto, también felicitamos a los Servicios de Emergencia y los Cuerpos de Seguridad del Estado por su labor.